Loading...

jueves, 25 de octubre de 2012

Los caprichos de mi vecina






Los caprichos de mi vecina

Pum, pum, pum, pum…
Joder, desde que vivo en esta comunidad, ando empalmado todo el día. Soy uno de los 3 únicos chicos que vive en este edificio, una especie en extinción ya que los demás pisos están ocupados por chicas. Chicas jóvenes con unos cuerpos… que en lo único que puedo pensar es, en hundirme una y otra vez dentro de ellas hasta que griten de placer.
Hoy estoy de suerte, tengo la dulce melodía de los jadeos de la vecina de al lado, mientras se tira a uno de esos tíos sobre-musculados que tanto se trae a casa. La muy perra está disfrutando de lo lindo, y lo único que tengo ganas de hacer es coger mi verga y masturbarme hasta aliviar este dolor de huevos que tengo desde que llegue aquí. Y claro para rematar, la faena, la vecinita que tengo enfrente, cuando esta cachonda y no tiene ligue pues me regala la peli porno desde su habitación.
Desde que vivo aquí me masturbo casi todos los días varias veces, pues las vecinitas son muy cachondas. Joder me fallaría a cualquiera de ellas con ganas si me dejaran.
Son las 17:54 en nada la Pelirroja de enfrente, llegara del gimnasio, se cuida el cuerpo y se da unos festines ella sola que de solo pensarlo me puedo correr de gusto. Siempre estoy pendiente del reloj por ella, ya que no me decepciona ningún día. Realmente no se da cuenta que desde mi casa puedo verla como se toca? Es una flipada de los jueguitos eróticos y de todos esos fetiches. Dos meses donde me han regalado la vista y el oído casi a diario, uff.
Ding – Dong.
Llaman a la puerta y yo con mi mano dentro de mis pantalones. Bueno me resaco la camisa y mi polla dura quedara disimulada. Abro y mi actriz porno pelirroja particular y otro bombonazo moreno están sonriéndome. A mí, al vecino nuevo.
-          Hola, tu eres Pedro, No? El nuevo vecino que se ha mudado hará dos meses.- su sonrisa me deslumbro, podría babear por ella como un tonto y sin ninguna vergüenza. – esta es mi amiga Isa, y venimos porque teníamos un problema y creemos que nos puedes ayudar. Podemos pasar?
-          Si, si. Pasar sin ningún problema, me habéis pillado terminando de recoger esta leonera. – Uff, menos mal, me dio hoy por el orden y la limpieza. –Queréis algo de beber?
-          Bueno yo te acepto algo fresquito.
-          Yo también, gracias
Joder como venían las mozas, me dirigí hacia la cocina a por los refrescos, necesitaba salir de ahí para tranquilizar mis hormonas. Dos tías como esas con tan poca ropa puesta en mi casa, uff con el día que llevo... Esta noche será movida, tienda de campaña permanente.
-          Aquí tene…Joooder!!
Al Volver de la cocina me encontré a esos dos pivones en braguitas y sujetador. Esto mejoraba por momentos, y yo cachondo perdido. Se me acercaron sinuosamente con ganas de guerra. Oh oh! Que quieren estas pibitas?
-          Eh! Nenas… os traía las bebidas.
-          Mira Isa carne fresca para nosotras y con refrescantes bebidas..
-          Alex nena nos lo vamos a pasar muy bien con tu vecinito mirón-
Ahí me quede parado, Vecinito mirón? Mierda, me han pillado.
-          Si Isa, este juguetito nos va a dar mucho esta tarde.
Sin darme cuenta me habían rodeado y comenzaron a tocarme, metieron sus manos por debajo de mi camisa, para tocar mi piel y la pelirroja bajo hacia mis pantalones. Joder que cachondo me ponían estas dos. Me llevaron poco a poco hacia atrás, que tenía yo atrás? A si el sofá reclinado con reposa-pies uff cuantas veces me la he cascado ahí pensando en esta vecinita tan calentorra. Ahora que me fijaba bien, la pelirroja tenía unas tetas bien llenas, solo de pensar en tener mi boca jugueteando con ellas, me envaro aun mas, y ese culito, que culito tan adorable que ganas de coger sus globos y estrujárselo tenia mientras me montara. Porque esto tiene pinta de terminar en un trió de sexo yo y dos pivones, joder que suerte.
La morena llamada Isa, me comenzó a desabrochar la camisa y termino quitándomela y chupándome los pezoncillos, Uff quieto chico tranquilízate, Si estas dos lobas siguen a este ritmo me voy a correr solo con sus caricias, y no es plan.
Alex desabrocho mis vaqueros y con un movimiento rápido me los bajo, uff tenía experiencia la muy perra, mi verga estaba tan dura que pugnaba por ser liberada de la presión que ejercían mis boxes
-          Anda mira Alexita en mozo tiene un buen pollon. – con un dedo toco la punta roma de mi polla – mírale el nenito ha estado algo ocupado, o es que en poco tiempo lo hemos puesto tan cachondo que aparte de saludarnos, se ha escapado una mijita.
-          Si, Isa este está muy muy contento de vernos Jajaja.
Yo no sabía que responder estaba tan excitado por la situación que no me di cuenta cuando pero las muy perras consiguieron amarrar mis brazos a la parte trasera del sofá y los pies al reposadero. Uff estas me van a montar de lo lindo.
Cuando ya me tenían amarrado, comenzaron a toquetearse entre ellas, se bajaban los tirantes con mucho cuidado mientras con la otra mano me rozaban el torso. Yo solo podía mover la cabeza de un lado al otro observando la escena tan caliente  hasta que se quedaron sin sujetador las dos.  Una de ellas paso una de sus piernas por encima de mí y se quedo casi a horcajadas encima de mí. Se apretaba las tetas tan sugerentemente que me quede embobado. Joder que ganas tenia de tocarme la polla y no podía. Uff. Sus braguitas rozaban mis boxes por lo que mi erección se estaba estimulando poco a poco.  La pelirroja, se puso detrás de la otra y comenzó a masajearle las tetas también  haciendo que la morenita suspirara de placer. Me estaba poniendo tan malo que no sabía si terminaría corriéndome sin siquiera tocarlas, y eso era muy erótico, yo estaba doro como roca, necesitaba que me aliviaran y las muy perras solo se contorneaban enfrente de mí.
Alexa bajo una de sus manos por el vientre de Isa, hasta que llego a la costura de la braguita negra, y levantando un poco la costura introdujo su mano, Isa se estremeció con esa invasión y la sujeto por esos turgentes glúteos que lucía la pelirroja. Esta última siguió bajando y me pareció que la vista me engañaba pero cuando Isa comenzó a mecerse en un vaivén adelante y atrás comprendí que la estaba haciendo un dedo… Ostia, me puse cardiaco gemí con solo esa escena, me notaba como mi polla palpitaba con ganas por la liberación si me la meneaban tan solo una o dos veces se iban a manchar con mi corrida. Pero las muy cabronas solo se estaban tocando entre ellas, me estaban poniendo a cien pero no me aliviaban.
Mi corazón iba a mil, no podría resistirlo mucho más, me oí suplicarlas que me la cascaran para poder correrme, pero  Alex lo único que hizo fue carcajearse, y decir:
-          No nenito solo vas a ver, como Isa y yo nos magreamos. Me di cuenta hace unos días, que tenia público mientras jugaba. Y he pensado que si tanto te gusta mirar, pues porque no hacerte un pase privado.
-          Joder nena sí que he mirado pero es que eres muy guarra y me encanta masturbarme mientras te veo a ti.
-          Lo sé nenito, me lo hago en la ventana porque me pone mucho que me pillen, saber que alguien me espía me incita a masturbarme y te juro que los orgasmos son muy buenos, mejor que si lo hago escondida.

Yo me estaba Flipando con esta tía, me quería calentar, y esperaba que la espiara para ponerse en situación. Uff, que pervertida.
Siguieron magreandose entre ellas, se habían bajado las braguitas, y se habían manoseado, Alex se acerco a Isa y la susurro algo al oído, llevábamos más de 30 minutos sin descanso, yo mirando y ellas divirtiéndose. Isa se carcajeo, y movió la cabeza afirmativamente.  Alexa se puso de espaldas a mí y se agacho. Me enseño una hermosa perspectiva de su jugoso coño, estaba depilada y tenía los labios brillantes por haberse toqueteado. Se afirmo contra la mesita de café que tenia por ahí y vi como Isa cogía un Vibrador de una bolsa y una Pequeña fusta, me estaba acelerando sin tocarme estaba que iba a estallar tenía un dolor de huevos brutal porque se me acumulaba la tensión en mi verga, vi como Isa azoto uno de los molletes de Alex haciendo que ella diera un pequeño grito de dolor, al mismo tiempo calmo la zona con suaves masajes con la mano. Volvió a azotarla pero esta vez lo hizo en los labios vaginales. Alex Grito por el dolor y al mismo tiempo  isa la paso el Vibrador encendido para calmarla. Se decían cosas cariñosas, y me miraban con mucha picardía. Viendo en mi cara el sufrimiento que tenia por no poder saciar mi excitación.
Volvió a azotarla y esta vez la penetro con el Vibrador al tiempo, haciendo que Alex gimiera de placer, un placer llevado al límite por el dolor, siguió penetrándola con el vibrador, animándola  a que se corriera, hasta que vi como un hilito de flujo trasparente descendía por esa dulce rajita. Saco el juguete y descendió para chupar con la lengua la esencia del orgasmo que había tenido la Pelirroja. Mientras chupaba se tocaba a sí misma,  llegando a correrse también. Ofreció sus dedos a su compañera, pero ella desistió el ofrecimiento. 
-          Isa ya sabes que eso no me va. Yo creo que ya hemos tenido suficiente. Deberíamos irnos.
-          Sí, yo me he quedado con ganas, de más por lo que voy a llamar a mi chica, necesito que me folle duro, y ella me sabe llevar.
-          Vale linda, vístete si quieres que yo voy a ir recogiendo. Además tengo que  liberar a nuestro pequeño  mirón y por haberse portado tan bien y haber resistido voy a ser buena con él y voy a dejar que se alivie.
-          Jajaja Alex que mezquina que eres le has dejado ver todo y aun así no te lo vas a Follar?
-          No se depende la verdad es que el chico tiene una polla muy apetecible y sentirla dentro tiene que ser placer adulto nena jojana.
Vi como se despedían, y solo se quedaba esa Diabla Pelirroja, se había montado una sesión lésbica, y me había puesto tan malo que sentía como se me nublaba hasta la vista. Sentí sus manos por mis muslos, y cuando me erguí para verla cansado de la tensión acumulada, vi sus ojos clavados en mi pene duro y con la punta amoratada. Se saboreo los labios, mirándolo como si fuera una golosina.
-          Quieres alivio nenito
-          Por favor, deja que me toque, necesito correrme o lo voy a pasar muy mal
-          Si nenito eso es lo que quería, quería que lo pasaras muy mal. Pero no te preocupes me pone muy cachonda esta situación y estoy muy caliente como para irme así sin más. Voy a ser buena y tendrás una recompensa por ser tan buen espectador… uff nenito, veo que tu polla está ya muy preparada, sique ahí va mi premio.
De una forma rápida su lengua me rozo la punta, haciendo que me estremeciera. Cubrió mi verga con su boca y la succiono mientras se la metía hasta el fondo, notaba como mi pene rozaba su garganta.  Y de dos chupadas note como me iba a correr.
-          Pelirroja, para… para… por favor, voy a correrme – conseguí decir entre jadeos. Me estaba dando tanto placer y estaba tan excitado, que en menos de un minuto me iba a ir en su boca. Saco mi verga de ella y me la sacudió  hasta que me corrí. Mis ojos no daban crédito cuando mi corrida se estrello contra su boca cerrada. Pese que se iría a echar atrás pero logro sorprenderme de nuevo, cuando se lamio mi esencia que escurría por su barbilla.
-          Mmm, nenito estas sabroso, uff – Desato mis piernas. Y se subió a horcajadas de nuevo en cima de mí. Sus pechos rozaban mi torso y note como ella se rozaba toda húmeda en mi piel.
-          Eres una chica muy traviesa, Alexandrita. Pero me has hecho correrme como hace tiempo que nadie hacia. Eres traviesa, e irreverente. Pero me pones y ahora mismo tengo ganas de Follarte.
-          Si nenito?, a mi me han entrado ganas de gritar tu nombre mientras me lo haces asique ahora mismo, voy a ponerte a punto para poder montarte a mi estilo

Bajo su coñito húmedo hasta mi polla a medio endurecerse. Se meció de arriba y abajo, todo lo larga que era. Haciendo que enseguida estuviera lista, para jugar. Se alzo y con una mano dirigió mi polla hacia su húmeda entrada y se dejo caer, empalándose y engullendo mi miembro entre sus carnes. Joder esta chica estaba prieta, y sus paredes oprimían mi polla. Comenzó a subir y bajar, moviendo las caderas en un movimiento tan arrollador que sentía como me rozaba placenteramente. Se inclino hasta llegar a la cuerda que me amarraba a la parte trasera del sofá.
-          Por favor nenito tócame. Estruja mis pechos y mámalos.
No tuvo que repetirme, las cosas dos veces. Mi mano comenzó a estrujar su pecho derecho mientras mi boca se saciaba con el izquierdo. Oía sus gemidos con cada cabalgada. Se agarro a mis hombros para sujetarse mejor,  subía y bajaba dándome un placer brutal y al mismo tiempo la visión de ella disfrutando con mis penetraciones. Cogió mi mano y me indico con anisa que la tocara el clítoris abultado y sobre excitado.
-          Venga Pedro. Follame… toca… Mas! Si! Sigue cielo… hazme gritar… Quiero correrme así. – Aumento el ritmo. Si seguía así me correría, y Ops! No me había puesto gabardina.
-          Nenita No voy cubierto si sigues así me voy a correr y no querrás que lo haga dentro de ti verdad?
-          Si Córrete quiero sentir como me llenas con tu jugo.
-          Joder nena me pones muy cachondo oyéndote, tienes un cuerpo para el deseo y ahora mismo deseo terminar para poder follarte de nuevo . voy a ponerte como tú amiga, isa y te la voy a meter hasta el fondo de ese culito tan apetecible que tienes.
-          Uff Pedro así me gusta, que me lo hagan  si quieres también usamos los juguetitos.
La prospectiva me reactivo y con un empuje hacia arriba mientras ella bajaba, marque mi ritmo despiadado y cuando note que estaba al límite apreté su clítoris provocándola un placentero dolor que hizo que estallara en mi verga. Gritando mí nombre. Con dos sacudidas mas estalle llenándola y marcando su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario